Fundación María Cecilia de Ayuda al Niño Oncológico

Servicio de Hemato-Oncología Pediátrica Hospital Materno Infantil de San Isidro

Celebramos la vida en San Isidro!

  • 00

    días

  • 00

    horas

  • 00

    minutos

  • 00

    segundos

+

FAMILIA

INFORMACION PARA PADRES

El objetivo de la Fundación María Cecilia es -tal como lo expresa nuestra misión-, "Curar, aliviar y acompañar. Siempre".

Por ello es que desarrollamos esta página:

Para que puedan encontrar toda la información pertinente a las actividades y proyectos de la fundación.

Para que puedan conocernos a quienes creemos diariamente en lo que hacemos.

Para que puedan encontrar un lugar de contención, a través de la excelencia profesional de nuestro equipo médico.

Para que no se sientan solos o desesperanzados.
 

Sabemos que los papás tienen muchas necesidades y exigencias:

  • De carácter emocional: shock, ansiedad, enojo, tristeza, incredulidad, impotencia, dificultades para dormir.
  • De carácter informativo: vocabulario médico, existencia de nuevos estudios, necesidad de aprender lugares en el hospital, nombres de médicos, dificultades para explicarle la enfermedad al resto de la familia y amigos.
  • De carácter práctico: desorden y caos en casa, cuidado de los otros hijos, presiones económicas, falta de tiempo, presiones laborales.
  • De carácter social: necesidad de relacionarse con nuevas personas (médicos y personal del hospital, otros padres, etc.), explicarle a los amigos, vecinos, escuela.
  • De carácter espiritual: incertidumbre respecto del futuro, incertidumbre acerca de Dios, fe, de la justicia en el mundo.

Nuestra fundación cuenta con una especialista en psicología, y estamos dispuesto a escucharlos, por favor, no dude en contactarse con nosotros.

SOPORTE EMOCIONAL

En la Fundación María Cecilia, acompañamos muy de cerca tanto al niño en tratamiento como a su familia. Creemos que es sumamente importante brindar una contención psicológica.

Conocemos las emociones que se despiertan en el contexto familiar y la necesidad de encontrar contención y empatía. Por eso, ofrecemos acompañarlos y brindarles nuestro apoyo para transitar este camino. Sabemos que es indispensable contar con un lugar en el que los papás puedan dialogar entre sí, darse mutuo apoyo y tener la oportunidad de conocerse y aceptar que no están solos.

La mayor fortaleza que Fundación María Cecilia puede brindarles es el amor de quienes la consolidamos para acompañarlos desde distintas áreas durante y posterior a la enfermedad.

LA ESCOLARIDAD DEL NIÑO

El niño en tratamiento oncológico se ve privado de poder mantener sus costumbres habituales, entre ellas el entorno escolar. Cuando el adulto espera que el niño continúe con su desarrollo escolar, le está diciendo indirectamente que tiene un futuro.

Asistir a la escuela permite que los niños llenen su potencial y desarrollo, por eso el regreso al salón de clases es un factor normalizante después de la hospitalización. Si bien hay tareas que el niño se ve afectado a interrumpir, es importante potenciar aquellas que sí puede continuar. Esto permite que sus habilidades cognitivas y sociales sigan desarrollándose.

La vuelta al colegio le permite mantenerse conectado con una vida normal y le refuerza la esperanza de curarse. Estudios desarrollados en diferentes países demuestran que aquellos niños que mejor se readaptaron, fueron los que se habían mantenido en contacto con los maestros de la escuela de origen a lo largo del tratamiento; pues se había mantenido la identidad del niño como miembro del grupo.

El niño con cáncer necesita ser visto en la escuela primariamente como un estudiante, y no como un paciente. La escuela provee un refugio donde el niño puede estar libre de los cuidados y preocupaciones del hospital. Por tal motivo, es recomedable que los padres, médicos y maestros mejoren la conciencia de la importancia de continuar la socialización con sus pares durante el período de tratamiento. Esto permite limitar las consecuencias que pueden tener al reentrar en la escuela una vez completado el tratamiento. La entrada a la escuela de los niños con cáncer marca el regreso a las actividades propias de la edad, un proceso lleno de cambios y ajustes.

El oncólogo pediatra desempeña un papel clave para proveer de instrucciones al niño, a la familia, a otros miembros del equipo de salud y escolar acerca de este proceso. En resumen, la continuidad escolar del niño con cáncer es de suma importancia, ya que le transmite un mensaje de perspectiva en el futuro, y la atención educativa como parte del tratamiento médico, le permite desarrollar sus habilidades sociales y cognitivas.
 

Texto "Reintegración del niño con cáncer en la escuela", Sandra Flor Páez Aguirre, Sección Médica, Servicio Oncología Pediátrica, Centro Médico Nacional 20 de Noviembre, ISSSTE, México D.F., México. Publicado en la Gaceta Mexicana de Oncología de la Sociedad Mexicana de Oncología A.C. Diciembre 2015.